fbpx

¿Cómo escalar mi emprendimiento y vender más?

escalar mi emprendimiento

¿Cómo escalar mi emprendimiento? es una de las preguntas que más te quitan el sueño, seguramente. Y la respuesta que surgió, desde hace ya un tiempo y se acentuó con la pandemia, es que hay que vender el conocimiento, hacer cursos. Y si bien es una manera de crecer, hoy quiero contarte algunas otras por si la cámara no es lo tuyo.

Vamos ver modelos de crecimiento tanto para productos como para servicios, para que analices las opciones y elijas según tu emprendimiento y lo que vaya resonando con vos.

Antes de que leas los modelos de crecimiento, para escalar tu negocio, quiero que imagines a tu emprendimiento de acá a 5 años. ¿Cómo es? ¿Cómo estás trabajando? ¿Cuánto estás vendiendo? ¿Trabajas sola o tenés quienes te ayudan?

Tomate un tiempo e imagina cómo sería una semana ideal de trabajo y después seguí leyendo.

Ahora sí, empecemos.

Escalar mi emprendimiento: Productos

Si bien aumentar la producción puede llevarte a formar equipo de trabajo o agrandarlo si ya tenés, la idea es que vayas pensándolo y aplicando de a poco, una vez que elijas el modelo que vaya con vos.

  • Puntos de venta
  • Listos y personalizados
  • Profundización o diversificación
  • Talleres complementarios

Puntos de venta

Este modelo consiste en buscar revendedores de tus productos, locales a los tu cliente ideal ya frecuenta y pueden comprar tus productos ahí mismo.

Por ejemplo si vendes postres podés pensar en ofrecerlos en los supermercados o minimercados de tu ciudad o si vendes adornos en porcelana fría podrías ofrecerlos en los cotillones.

La elección de los locales, siempre va a depender de tu cliente ideal y el producto.

Listos y personalizados, para escalar mi emprendimiento

El modelo de listos y personalizados es tener la posibilidad de vender tus productos ya confeccionados, armados y que el cliente tiene listos para usar u ofrecerle hacerlos personalizados, a su gusto, colores, medidas, lo que necesite.

La gran ventaja de este modelo es que te permite aumentar el valor de tu producto cuando ya incluye tu tiempo y el cliente tiene variantes de precios.

Un ejemplo, fácil es el de la confección de ropa. Podrías tener una colección lista y ofrecer el servicio de que cada prenda pueda ser hecha a medida. Otro, puede ser el de regalería: podés tener una línea de productos ya preparados y esos mismos ofrecerlos personalizados, el ejemplo más claro es el de las tazas. Hay una variedad de ellas con frases y otra donde podés ponerle fotos y todo lo que el cliente quiera para hacerla a su gusto.

Profundización o diversificación

Este modelo consiste en hacer un producto y hacerlo de mil maneras. Un ejemplo, podrían ser las agendas: es un producto, pero tiene muchos diseños de tapa, pueden ser agendas eternas o día por día. Profundizar en un solo producto te permitirá volverte experta y posicionarte mucho mejor.

La diversificación, consiste en agregar categoría de productos, siguiendo con las agendas puede ser que empieces a hacer carátulas para carpetas o lapiceras con los mismos motivos de las agendas. Son productos complementarios al principal que te permitirán vender más.

Talleres complementarios a tu producto

Este tipo de modelo puede ser no solamente talleres presenciales u online, pensá también en ebooks, plantillas, guías que complementen el producto o el uso del producto.

Por ejemplo, pensemos en una florería dónde la mayoría de los clientes vuelve al poco tiempo de haber comprado su plantín para que puedan salvarlo porque no supieron cuidarlo. Un producto sería una guía sobre cómo salvar tu plantín.

Escalar mi emprendimiento: Servicios

Cuando vendemos servicios, estamos limitadas a las horas que podamos darle a cada cliente, por lo tanto aquí te presento algunos modelos para vender más con menos tiempo de parte tuya.

Packs de servicios, para escalar mi emprendimiento

Este modelo es muy frecuente, armar mínimo 3 opciones para tus servicios. Explicando bien qué contiene cada uno, qué se va a llevar el cliente y las condiciones de pago. En esos packs está todo ya pre-armado, el cliente elije el que necesita y se entrega. No hay opción de personalizar nada.

Un ejemplo son los servidores de e mail marketing, de acuerdo al plan que contrates tienen funciones habilitadas.

Modelo grupal

Este modelo puede aplicarse tanto en lo online como en lo offline. Agrupar los clientes por necesidades y así tu tiempo rinde mucho más. Son los conocidos webinarios, talleres presenciales, workshops.

Modelo online, para escalar mi emprendimiento

Este es el famoso modelo de los cursos, basado 100% online, se trata de crear cursos o talleres donde todo el material esté grabado y el cliente requiera poco o nada de tu tiempo.

Para elegir el modelo de crecimiento, seguí el ejercicio de arriba, pensá cómo te gustaría ver tu emprendimiento de acá a 5 años y con eso en mente podrás elegir más fácilmente. Pero antes de elegir: expectativas claras, todo requiere esfuerzo, constancia, tiempo e inversión. Ningún modelo va a hacer que crezcas si no están las 4 condiciones.

10 tips para ser más productiva para emprender en casa

Emprender en casa siempre es un reto. Cumplimos muchos roles, podemos sentirnos cansadas y a la vez estar con la sensación de no haber hecho nada, por eso es que preparé estos 10 tips para ser más productiva para emprender en casa.

Establece TUS horarios.

Vos te conocés y sabés en qué momento sos más productiva y en qué momento no. Mucho tendrá que ver con el funcionamiento de tu casa, pero sólo vos vas a saber que horario es “normal”. Ponele principio y fin, porque como todo trabajo necesitas desconectar un poco.

Alarmas motivacionales.

A veces ponerle fin a nuestro horario laboral se hace complicado,  por eso te propongo que para el horario de “salida” del trabajo pongas una alarma con algún nombre fuerte. Por ejemplo la mía se llama: Te necesitan más que ayer.

Calendarizar todo.

Sí, ¡TODO! Incluso las actividades de tus hijos, cosas de la casa y tu emprendimiento. Todo en un planner semanal, donde a simple vista veas la semana completa y después la puedas desglosar en acciones semanales.

Herramientas para calendarizar.

Yo sigo amando el papel y la lapicera, por eso es que acá me gusta siempre nombrarlos como herramientas. Uso muchas lapiceras de colores, para decorar todos los planners y blocks de hojas que uso, para que no sea algo monótono y aburrido. Y por supuesto lo complemento con herramientas digitales como google calendar y google keep note, que están sincronizados con el celular.

Trabajar en bloques de tiempo.

Agrupar tareas iguales o similares nos ayudará a ser más productivas y marcarle a cada bloque inicio y  fin, nos ayudará a concentrarnos sólo en eso que establecimos

Ubicar al cliente.

Oh no no, no te voy a hablar de ventas acá. Te voy a contar cómo ubicarlo en tiempo y espacio. Como trabajas en tu casa, tal vez el cliente cree que puede ir a hacerte un pedido a cualquier hora porque total “estás ahí”. Bueno, no obvio. Por eso recomiendo mucho, si tenés local que pongas un cartel con horarios, bien claro. Y si sólo haces ventas online que cada tanto hagas un post recordando el horario de atención al público.

Chau distracciones I.

Si trabajaras 8 horas bajo relación de dependencia ¿podrías usar las redes sociales o el celular en ese horario? No, bueno, hace lo mismo cuando te sientes a trabajar en tu emprendimiento. Silencia todas las notificaciones y abrí una página de internet si es estrictamente necesario, porque una página lleva a la otra y terminaste en facebook viendo memes.

Chau distracciones II.

El mail! Otro gran distractor… establece un bloque de tiempo exclusivo para los mails, así no estás cada 10 minutos mirando y respondiendo las consultas. En este punto te doy un tip extra: en gmail podés poner respuestas automáticas para bajarle la ansiedad a los clientes, donde les decís a partir de qué hora vas a responder los mails.

Programá contenido.

Las redes sociales nos llevan mucho tiempo, establece sobre qué vas a hablar, para que no sea todo ventas, establece la frecuencia semanal y ponete un día a la semana a programar contenido. Hoy en día para facebook e instagram tenemos el creator studio que es una bomba, podés programar las 2 y sólo te dedicas a responder comentarios e interactuar con tu audiencia.

Prémiate.

El punto más importante de toda la planificación. Algo durante la semana salió bien, súper bien seguramente así que hacé algo que te guste para festejar, tomate una cervecita, da una vuelta, tomá un helado o comprate esa remera que tanto te gusta. No hace falta que sea caro, con que te mimes es suficiente.

Si querés poder aplicar todos estos tips, te invito a mi curso gratis: + PRODUCTIVIDAD PARA EMPRENDER en casa.

¿Qué es el marketing de contenidos? [+REGALO]

El marketing de contenido o content marketing o, como lo llamo yo, el marketing del amor, se basa en crear una estrategia que abarque todo el camino que recorre la persona hasta convertirse en cliente y enamorarse de tu marca.

¿Cuál es ese camino que recorre? Empieza siendo un total desconocido de tu marca o tu producto, por lo que en este momento es necesario atraerlo para que te conozca. Una vez pasada esa barrera, necesitas entablar una relación con él, conectar, crear un vínculo y el último paso es concretar la venta, consolidar la relación.

¿Ves por qué lo llamo marketing del amor? Se trata de crear una relación con tu cliente

El marketing de contenidos, no es nuevo, pero sí se hizo mucho más visible para los emprendedores desde que las grandes marcas irrumpieron en el mundo de las redes sociales. Lograron humanizar todo tipo de marcas y tenía una cercanía con el usuario antes impensada.

Camino que recorre una persona para convertirse en cliente.

¿POR QUÉ HACER UNA ESTRATEGIA DE MARKETING DE CONTENIDO?

Para los emprendedores las redes sociales juegan un papel súper importante, son su medio para llegar a más personas, pero acá es donde necesitamos hacer un ¡stop! Las personas no entran a las redes a comprar, no tienen ganas de ver que les quieren “encajar” productos. Entran a divertirse, pasarla bien, a entretenerse y socializar.

Por eso es necesario crear una relación con cliente que vaya más allá de la compra-venta. Hay que crear afinidad, entusiasmo por tu marca, crear una relación. Enamorarlo.

Si estás pensando: ¿Esto, lo puedo aplicar a mi emprendimiento? La respuesta es sí. Y si te interesa crear una estrategia de marketing de contenidos ¡Seguí leyendo!

Las personas no entran a las redes a comprar, no tienen ganas de ver que les quieren “encajar” productos. Click To Tweet

¿QUÉ NECESITAS PARA CREAR CONTENIDO?

Lo primero que debes tener en cuenta para crear tu estrategia de marketing de contenidos es conocer a tu cliente ideal y tu avatar.

Conoce tu cliente ideal y avatar en este artículo.

El paso siguiente infaltable es tener un calendario de contenidos que se ajuste a tu marca, producto, cliente y objetivos comunicacionales.

Los objetivos, van a estar relacionados con el camino que recorre el cliente atraer, conectar y vender. En cada objetivo podés elegir si educar, entretener o informar a tu audiencia. Y por último necesitas establecer tus canales. Seguramente ya estés en las redes,  pero debes optimizarlas para que tu cliente te encuentre fácilmente. Un requisito importantísimo (y no exagero) tienen que ser perfil empresa o fan page, porque eso te va a permitir conocer mucho más a tu audiencia con las estadísticas que proporcionan las mismas plataformas.

Conoce más sobre cómo empezar en las redes sociales acá.

Además debes decidir si tener una web/blog o tienda online y considerar comenzar una estrategia de e-mail marketing.

Tal vez todo esto junto te parece abrumador, pero tranquila vas a necesitar empezar por algún lugar y con el tiempo vas a ir incorporando canales para comunicarte con tu audiencia. La clave es el foco, seguí leyendo que te cuento más sobre cómo crear contenido.

CÓMO CREAR CONTENIDO PARA LAS REDES SOCIALES

Para crear contenido necesitas conocer a tu cliente ideal y conocer el camino que recorre hasta convertirse en cliente. Como te mencionaba más arriba el camino que recorre es: desconocido, conocido y cliente y que se relacionan, entonces con la fórmula del marketing de contenidos atraer, conectar y vender.

Te voy a dejar una lista de tipos de contenidos podés compartir en cada una de las etapas.

Atraer

  • Enseñar
  • Inspirar
  • Recomendar
  • Entretener
  • Motivar

Conectar

  • Detrás de escena
  • Historias
  • Mostrarte
  • Historias de tus clientas
  • Casos de éxito

Vender

  • Presentación de nuevas colecciones
  • Presentar los beneficios de cada producto
  • Mostrar cómo se usa
  • Promocionar descuentos

No hace falta que utilices los 3 pilares, podés elegir 2 pero te recomiendo que uses la regla 80/20, 80% contenido y 20% venta. Es decir que de 10 post solo 2 sean venta.

Lo que resta por hacer es definir la frecuencia de publicación y quiero que tengas en cuenta que las redes sociales necesitan tiempo y constancia, no es algo de la noche a la mañana.

Ahora sí para terminar, quiero dejarte de regalo una lista con más de 15 contenidos para aplicar ya mismo.

Trabajar en bloques de tiempo para ser más productiva

Emprender en casa significa que estamos haciendo malabares con las muchísimas tareas que hacemos cotidianamente. Tenemos a cargo los hijos, la casa, la comida y nuestro emprendimiento y estoy segura que me olvido de algo. Si bien es cierto que no nos podemos dividir, lo que podemos hacer es trabajar en bloques de tiempo.

¿Qué es trabajar en bloques de tiempo?

Para trabajar en bloques de tiempo se necesitan 2 componentes:

  • Agrupar tareas
  • Asignarles principio y fin

Agrupar tareas

Significa que vamos a trabajar en serie, agrupando tareas iguales o similares. En mi caso, ponía un bloque te tiempo para diseñar podían ser logos o podían ser tarjetas personales, lo importante es que en ese bloque yo no me levanta a buscar cinta, hojas, ni programar el plotter.  Sólo me dedicaba al diseño. En cambio cuando tenía que cortar vinilos con el plotter preparaba todos los colores y tal vez pasaba toda la mañana cortando y al momento de “pelar” ese vinilo también hacía todos los colores juntos.

Asignarles principio y fin

Esto es tan simple como decir: en 2 horas voy a diseñar las 3 tarjetas que debo entregar. Por supuesto no es ponerse metas imposibles, sino establecer que tenemos principio y fin para no perdernos en la inmensidad del día.

Está comprobado que si digo: tengo todo el día para hacer 3 tarjetas, me va a llevar todo el día, aún sabiendo que puedo hacerlo en 2 horas.

Para este punto tengo unas recomendaciones:

  • El mayor bloque debe ser dedicado a tu actividad principal, es decir si vendés productos en tela el mayor tiempo vas dedicarlo en confeccionar esos productos y no publicando en redes por ejemplo.
  • Bloque de redes, sí debes tener un bloque específico de redes en tu emprendimiento, no es cuestión de abrir facebook o Instagram en cualquier momento del día y perderse en internet.
  • Bloque para respuestas a los clientes, no podemos estar entrando a cualquier hora a las redes, mails y teléfono para contestarle al cliente, se puede establecer un horario y comunicárselo para que no crea que lo estamos dejando de lado.
Mis bloques de tiempo

Beneficios de trabajar en bloques de tiempo

Existen varios beneficios de trabajar en bloques de tiempo, te voy a contar lo que más valoro yo, como mamá que emprende en casa.

  • Mayor productividad, vas a empezar y terminar tareas en menos tiempo
  • Más concentración, no vas a estar cortando las tareas a la mitad para empezar otra
  • Simplicidad, vas a estar más relajada y segura de lo que estás haciendo
  • Dueña de tu tiempo, sabés qué tiempo te lleva cada actividad y no vas a estar todo el día con un mismo trabajo que te podría haber llevado sólo una mañana.

Para poder trabajar con bloques de tiempo existe un requisito fundamental: SER REALISTA. Y este ser realista no significa no ir poniéndonos objetivos cada vez más altos, significa que si un trabajo nos lleva 3 días no queramos meterlo en un bloque de 3 horas. Eso es un camino directo a la frustración.

Espero que este post te anime a trabajar en bloques de tiempo y puedas ver que ser una mamá emprendedora no es un trabajo de 24 horas.

Conoce a tu cliente ideal

CONOCE TU CLIENTE, DIFERÉNCIATE DE LA COMPETENCIA

Hoy en día hay muchas mamás emprendedoras haciendo los mismos productos, hablando de la misma manera y publicando en las mismas redes sociales que vos y se hace difícil diferenciarte de la competencia, por eso hoy quiero contarte una manera única para hacerlo y se trata de ser especialista.

Esta especialización no tiene que ver con títulos, postgrados ni nada de eso, sino que se trata de especializarte en un tipo de cliente. Un cliente que:

✅ está dispuesto a pagar el precio justo por tu producto.

✅ es fiel, siempre te elige por sobre la competencia.

✅ te recomienda y hace crecer tu negocio.

Es un cliente con en el cual te da placer trabajar, podés usar toda tu creatividad y sentirte libre para crear. Es aquel que te respeta en tu horario de trabajo y entiende que no estás disponible a cualquier hora a pesar de que trabajes en tu casa.

Especializándonos

Quién no quisiera trabajar con un cliente así y evitarse un montón de malos ratos y disgustos con los que piden rebajas, llaman a cualquier hora, te hacen encargues cuando te cruzan en la verdulería y ese cliente que siempre, pero siempre le encuentra el pelo al huevo.

Por lo tanto encontrar nuestro cliente ideal tiene muchísimos beneficios:

✅ vas a ganar más dinero

✅ clientes satisfechos siempre

✅ serán fieles

✅ te recomendarán

Además esta especialización tiene su fundamento en que venderle a todo el mundo es no venderle a nadie.

Ya vimos que los mensajes de: ¡CÓMPRAME! ¡CÓMPRAME! ¡CÓMPRAME! obtienen muy pocos resultados. El cliente quiere saber qué hace tu producto, quiere conocer la historia de ese producto, quiere conocer quién está detrás de tu marca, entre un  montonazo de dudas más que vos, tu producto y tu marca pueden despejarle.

Pero claramente para poder responder las preguntas que tiene tu clientes debes conocerlo, saber sus gustos, sus intereses, sus problemas y dónde encontrarlo.

Por eso hoy mismo te llevas la guía para conocer a tu cliente ideal. Pero antes te voy a hacer un resumen de las 2 formas que podés utilizar para conocer a tu cliente.

Una de las fórmulas la podés utilizar si ya tuviste ventas o tuviste acercamiento con tu cliente ideal. Y la otra fórmula podés usarla si nunca vendiste o estás empezando con tu proyecto recién ahora, que sería empezar con el pié derecho, te lo aseguro.

Fórmula: ya tuve clientes

Esta fórmula consiste en hacer una lista de todos los clientes que ya hayas tenido. TODOS (no importa si son ideales o no). Anota el nombre y las características que te acuerdes.

Algunas de las preguntas que te podés hacer son: sexo, edad, donde vive, nivel económico, actividades, intereses, gustos.

No te preocupes si no conoces todas las respuestas, pero mientras más detallado esté mejor vas a conocer a tu cliente.

Bueno, ahora con la lista y las características vas a crear 3 categorías de clientes, A, B y C.

Cliente A: es el cliente con el cual te encanta trabajar, de escribir el nombre te sale una sonrisa y quisieras que todos los clientes fueran como ese. Tranquila, estás acá para poder trabajar sólo con él.

Cliente B: comparte características con el cliente A, pero no estás tan cómoda trabajando con este tipo de cliente.

Cliente C: es ese tipo de cliente que lo ves venir y querés salir corriendo. Para nada quisieras trabajar con él y te tengo buenas noticias… ¡NO LO VAS A HACER!

Vamos a la siguiente fórmula para, al final, poder contarte cómo hacer que el cliente ideal o cliente A siempre te elija a vos.

Fórmula: desde cero

Este parece más difícil, pero no lo es. Acá simplemente respondes las preguntas de cómo te gustaría que sea tu cliente, cómo te lo imaginas.

Qué intereses tiene, dónde va, qué miedos lo preocupan. Tranquila, también vas a tener la guía para conocerlo paso a paso.

Cuando empieces a completar cualquiera de las dos guías no te presiones, hacelo  con tiempo. Cuando tengas dudas anda a la fuente, preguntale al cliente o a la persona que vayas viendo que puede ser tu cliente ideal.

¿Qué hacer con tu cliente ideal?

Ahora que ya lo conociste, sabes cuáles son sus intereses, los problemas, las características, lo que le gusta, su forma de hablar y un montón de datos más podes CREAR PRODUCTOS que a ese cliente ideal le RESUELVAN un problema. Además vamos a saber cómo hablarle y de qué temas hablarles.

Cómo hablarle.

Este no es un punto fácil, hay que ser sinceras. Acá vas a tener que investigar tu voz, tu estilo. El tip que te puedo dar es que seas vos, lo más genuina posible. Generar una complicidad única entre tu marca y tu cliente, hablarle de igual a igual. Ya verás por supuesto que si tu cliente es alguien formal vas a tratarlo de usted o en un lenguaje formal y si se trata de un público adolescente el lenguaje va a ser más moderno e informal.

En mi caso, me di cuenta que hablar como hablo habitualmente, con palabras que a veces invento o palabras mal dichas como ansiedaT, SoledaT me daban unos puntos extras, la gente se reía y ahí ya relajan. Claro, dirás acá no tiraste ni un chiste pareces el payaso mala onda, pero este post tiene mucho más contenido formal, no perdamos la seriedaT del momento.

De qué temas hablarle.

Este punto es facilísimo si hiciste bien las planillas, ahí están los temas de interés de tu cliente. El proceso de compra tiene un 80% de componente emocional, o sea, no le importa si el algodón es importado, lo que le importa es que la prenda mantenga a su hijo calentito como los brazos de mamá. ¿Se entiende la diferencia? Es un proceso, no te sientes y quieras que en 10 minutos te salga. Empeza de a poco, pero empeza a buscar tu tono y los puntos de interés.

Fijate los temas que más comparten tu cliente y tu marca y esos hacelos tus principales temas de comunicación. Vas a lograr una conexión increíble y te van a empezar a amar.

Resolver problemas

Este punto lo dejé para el final porque para mí es el más lindo e importante. Una vez un mentor me dijo: la gente quiere comprar pero no quiere que le vendas. Sí, así de simple, no? El cliente no le interesan datos técnicos y duros de tu producto, quiere saber qué va a hacer el producto por él, que problema le va a solucionar.

En este punto hay dos categorías: problemas reales y problemas emocionales. Por ejemplo un problema real es que viene el frío y a mi hijo le quedan cortos todos sus joggings (no te entristezcas, ya lo superé 😂) entonces el problema es la desprotección que siento para mi hijo por la llegada del frío ¿se entiende?

La idea es buscar qué soluciones da tu producto y empezar a contárselas al cliente que no está comprando un joggings por ejemplo, está comprando protección para que su hijo no se enferme en el invierno. Acá es donde te podés poner creativa y contar historias.

Te invito a que me sigas en Instagram y Facebook donde los viernes hago análisis de publicidades gráficas, para que te sirvan de inspiración. Y si tenes dudas sobre este post dejame un comentarios que me encantará ayudarte.

6 habitos para ser mas productica

6 HÁBITOS PARA ORGANIZAR TU VIDA EMPRENDEDORA.

Hoy quiero contarte 6 hábitos para organizar mejor tu vida de mamá emprendedora. Vivimos atadas al reloj, a contratiempo, corremos con los chicos y sus actividades, en el medio podemos atender el llamado de un cliente y mezclar la ensalada, así mismo llega la noche y sentimos que no hicimos NADA.

Ese sentimiento se debe a que no tenemos anotado lo que nos corresponde hacer, vamos tapando huecos y haciendo lo que se va presentando. Por eso te voy a decir mis 6 hábitos para tener una vida más organizada.

PLANIFICA

Podés planificar tu día apenas te levantas, en la primer media hora después de desayunar o podés al final del día anterior. La última es la que utilizo yo, me deja más tranquila y siento que ya realicé la primera tarea del día siguiente.

Anotá en papel todo lo que tenés que hacer y después ves las prioridades. También lo que me ayuda mucho es el domingo planificar a grandes rasgos la semana, pero ese es el cuarto hábito.

MARCA UN HORARIO

Como mamá emprendedora que trabaja desde su casa, fijar un horario es una cuestión personal. Si no tenés un local comercial y manejás los tiempos, te puede pasar que se mezclan todos los roles, no sabés si estás trabajando, barriendo o cambiando un pañal y ahí colapsamos.

Entonces marcar un horario es una cuestión vital. A mí me sirvió mucho prestar atención una semana a ver cómo funcionaba mi casa. Qué horarios era podía trabajar con tranquilidad y que horarios debía parar. Por ejemplo me levanto temprano, entre las 6.30 y las 7, hasta las 10.30hs trabajo súper bien, ya a partir de esa hora se levantan mis hijos y ya no trabajo más hasta las 14hs, y de ahí hasta las 17.30hs que vuelven mis hijos a casa.

MARCAR PRIORIDADES

Empezar por una tarea difícil o que no nos gusta nos levanta el ánimo y lo demás parece siempre más fácil. Cuando tenía la gráfica, empezaba por poner el plotter a cortar que era la parte más aburrida para mí, ya después me ponía a diseñar y me sentía más contenta.

Además definir las prioridades nos ayuda a identificar las tareas más importantes o complicadas, que requieran de nuestro tiempo y resolución.

UTILIZAR UN PLANNER SEMANAL

Un planner semanal nos ayuda a ver qué tan ocupada está nuestra semana. Mi recomendación es usar uno para todo, no que tengas un planner para tu trabajo, uno para tus hijos y uno con las compras de la casa. Uno mismo para todo, te da un panorama general y te va a permitir identificar tus tiempos libres, algo que seguramente crees que no tenés.

TRABAJAR EN SERIE

Si tenés que hacer varias tareas iguales, hacelas todas juntas. Por ejemplo, si tenés que responder mails, respondelos todos juntos, trabajar por bloques es más rápido que ir cambiando de una tarea a la otra, para después volver a la primera.

PREMIATE

Sí así como lo lees, PREMIATE, no hablo de regalos caros, tal vez ni hace falta que sean materiales. Puede ser algo que te guste hacer o comer un chocolate, ver una serie o una salida con amigas, lo que más te guste. Este hábito tiene 2 ventajas, una te despejás, pensás un rato en vos y en todo lo que lograste esta semana, pero además te servirá como motivación para la semana próxima seguir así de organizada.

Organizar tu vida de mamá emprendedora es beneficioso en muchos aspectos, podrás ser consciente de todas tus responsabilidades, sin perderlas de vista, además sentirás bienestar, satisfacción y menos ansiedad.

Por último quiero decirte que cada vez que cumplas una tarea la taches en la agenda, lista o planner donde la tengas anotada, vas a ver que placer se siente y estarás más motiva para cumplir la siguiente.

Espero que este artículo te haya gusta y lo compartas entre todas las mamás emprendedoras que conozcas.

Cómo calcular el precio de mis productos

El éxito de un emprendimiento depende, entre otras cosas, de los precios de los productos. Si los precios son muy bajos, no se cubren los costos, pero si son muy altos, los consumidores comprarán en otro lado.

Además, algo que nos cuesta a las emprendedoras es ponernos un sueldo. Me acuerdo la primera vez que me preguntaron cuánto ganaba. Quedé muda, no sabía cuánto era, pero lo peor fue cuando me dijeron: ¿no te pusiste un sueldo? ¿Quéeeeeee (sí, grité) cómo que me ponga un sueldo?

Pasado el shock de darme cuenta que no me fundí de casualidad, empecé a escuchar con atención y lo que yo estaba haciendo rozaba la “auto esclavitud”, trabajaba y no veía un peso!

Entonces, empecemos por el principio vamos a establecer nuestro sueldo ¿Cómo lo establecemos? De manera muy sencilla: ¿cuánto querés ganar? No sos una empleada, sos “la dueña”. También sos la que trabaja, si no tenés empleadas, sos la que maneja las redes y la que entrega el producto, pero tenés que tener un sueldo por ser la cabeza de toda la maquinaria.

Así podés decir cuánto querés ganar, yo por ejemplo me pongo como jefe de familia, entonces cuento la luz, el gas, la comida, la ropa que necesitemos, vacaciones (un proporcional por mes), obra social o prepaga, deporte, ocio, viajes y todos, absolutamente todos los gastos que tiene mi familia. Ahí establezco mi mínimo, por ejemplo toda la suma me da $12.000, bien eso es lo mínimo después le sumo lo que quiero tener como ganancia, por ejemplo $8.000. Así establezco que mi sueldo es de $20000.

Ahora estarás pensando, cómo llego a los 20000 por mes, seguí leyendo y te cuento más

¿CÓMO LLEGAR A MI SUELDO IDEAL?

Para llegar al sueldo ideal, vamos a establecer la cantidad de meses, días y horas que voy a trabajar. En mi caso yo elijo trabajar 11 meses al año (así ya descuento feriados, vacaciones y algunos días para hacer trámites). Decido que voy a trabajar de lunes a viernes, 6 horas por día.

Ahora nos quedan las frías matemáticas:

20000×12=240000

240000/11= 21818 *dividido 11 porque decido trabajar 11 meses al año y vamos a redondearlo en 22000.

Esos 22000 es lo mínimo que tengo que facturar para tener mi sueldo ideal.

¿CUÁNTO VALE MI TIEMPO?

Para llegar al cálculo de cuánto vale tu hora de trabajo, lo que queda es hacer unas cuentas:

Vamos a dividir el mínimo mensual por la cantidad de semanas en el mes, establezcamos 4.5 semanas, porque algunos meses tienen 4 y otros 5.

22000/4.5=4888 este número, ahora lo vamos a dividir por la cantidad de días que vamos a trabajar.

4888/5=977 y este número lo dividimos por la cantidad de horas que queremos trabajar

977/6=162. Este número ahora sí, es el valor de tu hora de trabajo y se suma en los costos.

Seguimos, porque hasta acá pensarás que te estoy dando vueltas, pero no. Hay una fórmula para llegar al sueldo y te quiero contar.

¿CÓMO DETERMINAR EL PRECIO DE MIS PRODUCTOS?

Para determinar el precio de mis productos vamos a ver una fórmula muy simple, en 5 pasos:

Paso 1: determinar los costos fijos. Los costos fijos son los que están independientemente de la cantidad producida. Por ejemplo, el alquiler, seguros, impuestos, sueldos de empleados (si tenés), etcétera.

Paso 2: determinar los costos variables. Los costos variables son los que varían de acuerdo a la cantidad de unidades producidas: la materia prima y tu tiempo, por ejemplo. Varían de acuerdo a la cantidad de unidades producidas.

Paso 3: sumar los costos fijos más los variables. Nos dará el costo mínimo de producción. Es decir, lo mínimo que necesito para tener el producto, sin ganancia ni nada, lo que comúnmente llamamos “salir derecho”.

Paso 4: al costo mínimo de producción vamos a sumarle un margen de beneficio, que puede ir desde el 50% hasta el 100%. Este margen de beneficios lo utilizaremos para 3 cosas: reinvertir, desgaste de maquinaria y publicidad.

Vamos a verlos con números hasta acá:

Para hacer una taza yo tenía gastos de luz, diseño, impresión, mi tiempo y la taza: eso me daba un mínimo de $100, mi margen de beneficio había establecido que era 50%, el costo hasta ahí era de $150 por taza. Hasta acá no tengo ganancia, porque al mínimo de producción sólo le sumé el margen de beneficios.

Paso 5: ahora a la cuenta que sacamos le sumamos el margen de ganancias, también podes decidir lo que vos creas necesario, yo usaba para compras menores el 100%, es decir que la taza salía $300 al cliente y si era una compra por mayor le agregaba el 65%, por lo tanto era $150×65=9750/100=97.50 ese número era mi ganancia, el cliente lo compraba al por mayor a $247.5 cada taza.

Esta fórmula debes aplicarla a todos los productos que realices. Acá podés descargártela gratis para tenerla siempre a mano

ESTRATEGIA DE PRECIOS ESCALONADOS

Lo primero que necesitas hacer es decidir qué productos vas a realizar. Siguiendo con mi ejemplo yo hacía todo lo que es regalos personalizados sublimados. Primero estaba bastante desorganizada, el cliente venía, pedía y yo hacía, no tenía nada para ofrecerle. Por lo tanto, no tenía una idea de qué productos realizaba.

Decidí parar unos días y organizar, qué productos se vendían más y cuáles se vendían muy poco, para así enfocarme en los que realmente valían la pena y armar packs de productos.

Los packs de productos consisten en armar combos que al cliente le resuelvan varios problemas en una misma compra, el primer pack a un precio accesible, el segundo pack a un precio un poco más elevado y el tercer pack a un precio Premium, donde el cliente pagaba un poco más pero tenía toda mi atención.

Por ejemplo en mi caso: las tazas podían ir junto a una bandeja, una cuchara, un individual y una servilleta. Esos eran los materiales, donde yo hacía la escalera de precios era en los diseños, tenía en el pack base unos diseños ya hechos, así como estaban, sin ningún cambio salía $545. Si el cliente quería agregar o editar hasta 4 detalles el pack del medio salía $675, pero si el cliente quería personalizado completamente el pack le costaba $815, en este le agregaba un alfajor y un chocolate, como mimo al cliente.

Este es un trabajo de hormiga, en cada producto necesitás ponerte a sacar cuentas y pensar una escalera de productos, en tu caso puede ser diferente, podes ir agregándole productos, hacer alianzas con otras emprendedoras y armar packs juntas, es un trabajo largo pero muy llevadero y donde reina la creatividad.

Ahora bien, sabiendo los precios de cada packs ya te da una idea de cuántos de cada uno tenés que vender para llegar a tu sueldo ideal. Siguiendo el ejemplo queremos llegar a $22000, entonces debo vender de cada pack x cantidad.

Pack base: $545. 22000/545= 40 packs

Pack medio: $675 22000/675= 32 packs

Pack premium: $815 22000/815= 26 packs

Por supuesto los packs no se venden así lineales, se mezclan, podés vender 26 base, 5 medio y 6 premium, y así llegar a los 22000 mensuales que necesitas.

A cada pack es recomendable ponerle un nombre, armar un flyer y ponerlo bien coqueto con algo de diseño.

Espero que este post sea de mucha ayuda para vos.